La Torre Latinoamericana es un rascacielos icónico de la Ciudad de México ubicado en la esquina que forman las calles de Francisco I. Madero y Eje central del centro histórico. Con sus 44 pisos el emblemático edificio ha adornado el paisaje de la capital desde 1956.

Obtuvo el récord de la torre más alta del mundo fuera de Estados Unidos, además, fue el primer y más grande edificio con fachada de cristal y aluminio, la única en todo el mundo en estar en asentada en una zona de alto riesgo sísmico por lo que fue un precedente para la construcción de edificios en todo el mundo.

 

El rascacielo fue diseñado por el arquitecto mexicano Augusto H. Álvarez.

Debido a que el subsuelo de la CDMX es fangoso y con consistencia esponjosa, fue necesario introducir 361 pilotes especialmente diseñados a una profundidad de 33 metros para cimentar la torre. Se colocó una base de concreto que permite que el edificio literalmente “flote” en el subsuelo, independientemente del soporte que le otorgan los pilotes. Para soportar el peso total del edificio que es de 24 mil 100 toneladas, se construyó una estructura rígida de acero con un peso de tres mil 200 toneladas, la cual alberga tres sótanos, 44 pisos y un pararrayos de 54 metros.Esta tecnología pionera en el país fue la primera de su tipo en el mundo y sigue siendo utilizada por todas las construcciones de rascacielos en zonas de alto riesgo sísmico.

Durante un sismo la torre Latinoamericana no se mueve como péndulo, sino como víbora en dirección opuesta a las ondas sísmicas.

Desde su construcción en 1956, la Torre Latinoamericana ha resistido seis grandes sismos:

  • 1957 (28 de julio): con magnitud de 8 grados en la escala de Richter, el temblor provocó la caída del Ángel de la Independencia.
  • 1979 (14 de marzo): el sismo de 7.6 grados causó el derrumbe de la Universidad Iberoamericana.
  • 1985 (19 de septiembre):  murieron cerca de 13 mil personas y hubo una gran cantidad de edificios destruidos por el terremoto de 8.1.
  • 2012 (20 de marzo): el temblor fue de 7.4 grados y afectó principalmente a los estados de Guerrero y Oaxaca.
  • 2017 (7 y 19 de septiembre): 8.2 y 7.1 grados respectivamente fueron suficientes. Aún continúan las labores de rescate, a la fecha se reportan más de 300 muertos.